Blog

ME GUSTA CONDUCIR

  14-11-2017

Deseo comenzar el primer artículo de este blog dedicado a la motivación como motor de cualquier cambio, sin más vueltas que darle, si realmente conectas con lo que deseas, PUEDES TODO.

Comparto mi experiencia con vosotros, hace más de 25 años tuve un accidente de circulación, grave, del que me salvé milagrosamente, nunca más volví a ser la misma al volante: siempre tímida, con vértigo ante la velocidad, con pánico por perder el control del coche, con que todos mis proyectos e ilusiones se terminarían si el coche me “traicionaba”… y un sinfín más de miedos y creencias fantasmagóricas sobre el coche, más bien sobre mí misma, aunque sin saberlo.

Reconozco que me fui “emparanoyando” sobre mi miedo a conducir, mientras tuve que hacerlo por trabajo, tragué saliva y conduje hasta que comencé con una larga de lista de estrategias de evitación, así durante años donde sin querer reconocerlo, me limité al máximo.

Descubrí que había desarrollado una fobia llamada AMAXOFOBIA, muy frecuente en personas de más de 30 años, que han conducido sin problema hasta que algún suceso real o virtual, les bloquea para conducir. Así que sabiendo esto, comencé una itinerancia de médicos, psiquiatras, psicólogos, muchas terapias alternativas y convencionales…NADA, no lograba controlar mi miedo que cada vez era mayor, Aún recuerdo el día que me tomé un Orfidal para conducir de Ourense a Coruña y tuve que parar a los 20 kilómetros a tomar un café y dormir unas horas en un aparcamiento de carretera...¡¡Horrible!!.

Así estuve de forma más permanente y creciente, los últimos 11 años. Reconozco que la Programación Neurolingüística (PNL) me llevó a identificar esa sensación de vértigo en eventos de mi pasado, desde un enorme tobogán en mi niñez a otros miedos a la velocidad, que estaban ahí y que la relación con la conducción permitió emanar y retroalimentarse. No obstante, todo lo aprendido sobre PNL con Alan Santos, me volvió a poner a conducir, ¡ya era un logro!  Pero aún eran pocos los kilómetros de autonomía…yendo, despacito.

-"Tienes una auditoría social en Guimarães (Portugal), si quieres empezar, esa será tu primera auditoría sola". Me dijo la responsable de Auditorias Sociales de una firma para la que había empezado a trabajar hacia poco.

Miré todas las combinaciones posibles de trenes, aviones, autobuses, posibles amigos que me hicieran el favor, pagar a alguien para que me llevara. Bueno, un sinfín de estrategias, todas inviables a menos que me arruinara o dedicara 6 días a llegar.

Algo dentro de mí, dijo, BASTA  YA, no puedo perder esta oportunidad por la que tanto he peleado, que tanto deseo, me tengo que echar a la carretera de una vez, aunque vaya a 60 km /hora, aunque deba acabar llamando a asistencia en carretera, a amigos (que tenía alertados en 300 km del recorrido), a quien sea y LO LOGRÉ. Llegué sana y salva, en un flamante Toyota prestado por una amiga y con el mayor chute de autoestima de mi vida. Así ese gusto por conducir se fue incrementando, poco a poco, desplazarme dejó de ser una preocupación en mi vida e incluso siento un enorme placer conduciendo. SE PUEDE SUPERAR LA AMOXOFOBIA, solo necesitamos encontrar aquello por lo que estemos dispuestos a “morir”, ese viaje, esa ilusión, ese reto, encontrar nuestro miedo y encararlo por nuestra buena causa.

 

Inmaculada Rodríguez Cuervo.  Directora de Emociaccion